Qué enfermedades puede tener el olivo?

La mosca del olivo: constituye la enfermedad más habitual y la más perniciosa. Esta producida por la especie Dacus oleae, que es un díptero de un poco más de 3 mm. Su labor destructiva viene ocasionada por las larvas que crecen en los huevos que las hembras ponen en el interior de las aceitunas. Al eclosionar se alimentan de ellas, produciendo galerías en su interior que destruyen el fruto. Entre los factores que propician su desarrollo se encuentran los inviernos cálidos, los veranos fríos o la falta de insectos depredadores. Para erradicar esta plaga deben realizarse fumigaciones específicas. Otros procedimientos menos agresivos del medio ambiente se están llevando a cabo, como la introducción de enemigos naturales o con trampas. Últimamente se esta intentando combatirla desde su propia especie, diseminando machos estériles que cubren la hembra sin dejar descendencia.

Repilo: Es una enfermedad de carácter fúngico, producida por el hongo Cycloconium oleaginum que produce manchas en los frutos y lesiones en las hojas u otras partes de la planta. Unas condiciones ambientales de alta humedad y temperaturas elevadas favorecen la expansión de este hongo. El mejor tratamiento es realizar fumigaciones con cobre.

Polilla: Se manifiesta en los brotes comidos y en las galerías abiertas en los frutos jóvenes. Estos síntomas vienen producidos por las larvas de una mariposa de color gris blanco, de la especie Prays oleae. El mejor remedio consistirá en aplicar insecticidas específicos antes de la floración.

Cochinilla: Produce árboles cargados de una substancia pegajosa de color negro. La cochinilla pertenece a la especie Saissetia oleae. Para combatirla, deberán realizarse fumigaciones específicas.